Todos sabemos que ejercitarnos con regularidad es bueno para la salud. Pero para muchos de nosotros, parece ser difícil e insume mucho tiempo.

Dar pequeños pasos para adoptar una vida más activa poco a poco podría resultarle un poco menos difícil. Incluso aumentar apenas sus movimientos puede contribuir a mejorar su salud. Hay estudios que demuestran que no hace falta demasiado para lograr una diferencia.
 
Un paso para avanzar hacia ese objetivo es averiguar qué es lo que se interpone en su camino. Una vez que identifique sus obstáculos, puede buscar la forma de superarlos. Las siguientes son algunas de las dificultades más frecuentes, y consejos para superarlas.

Tiempo

Los adultos deberían hacer al menos 150 minutos de actividad de intensidad moderada por semana. Pero, para muchos de nosotros, no es fácil seguir una rutina de ejercicios. La vida se interpone en nuestro camino muy a menudo.

A little creativity can help:

  • Incluir varias caminatas cortas durante el día. Un momento breve de ejercicios, como un recreo para caminar, tiene sus propios beneficios. Apunte a unos 30 minutos en total de actividad la mayoría de los días.
  • Trate de levantarse más temprano. Los días pueden ser muy atareados y las noches pueden estar repletas de actividades. Empiece por levantarse 30 minutos más temprano solo un día a la semana para hacerse algo de tiempo para ejercitarse antes de que empiece su rutina diaria. Puede añadir otro día una vez que el primer día le resulte fácil.
  • Camine más como parte de sus actividades diarias regulares. ¿Podría ir caminando a hacer algún trámite en lugar de ir en auto? Si necesita llegar en auto, estacione más lejos de su destino y agregue algunos pasos a su día.
  • Repase su rutina semanal y vea dónde puede incluir una actividad. ¿Podría incorporar una caminata, un paseo en bicicleta o una sesión en la piscina al calendario de fin de semana de su familia?
  • Estar menos tiempo sentado es una buena forma de comenzar a hacer más actividad física. ¿Trabaja en un escritorio todo el día? Trate de trabajar un poco de pie. Dé una vuelta por el piso una vez por hora o sugiera una reunión caminando. 

Es aburrido

Quizá todavía no encontró una actividad que disfrute. No deje de intentarlo. Tener una vida activa no necesariamente significa asociase a un gimnasio o usar una caminadora.

  • Puede probar con salir a patinar o bailar. Podría sumarse a una liga deportiva. No tiene por qué ser lo que hacen otras personas.
  • Busque otras formas para que ponerse en movimiento le resulte divertido. Podría mirar televisión o escuchar su música favorita mientras se ejercita. Puede escuchar podcasts o audiolibros mientras se ejercita. 
  • Pídales a sus amigos que ejerciten con usted. O súmese a un grupo para salir a caminar.
  • Pruebe cosas diferentes para no aburrirse.

Dinero

Ejercitarse no tiene por qué ser costoso. Si le interesa asociarse a un gimnasio, pregunte a sus amigos dónde van y  busque ofertas. Pero si es de los que no disfrutan de ir a un gimnasio, existen otras formas de aumentar su nivel de actividad. Y muchas son gratuitas o de bajo costo.

  • Haga caminatas rápidas o use las escaleras.
  • Convierta las tareas del hogar o de jardinería en su momento para ejercitarse. Puede hacer algo de ejercicio aeróbico mientras desmaleza el jardín, aspira los pisos o limpia las encimeras. Entre una tarea y otra puede usar latas de conservas como pesas de mano y una silla como apoyo para hacer flexiones.
  • Puede usar su propio peso corporal en ejercicios de entrenamiento con peso y de resistencia. Hable con su profesional de la salud para conocer más sobre forma más segura de comenzar.
  • Hay muchas aplicaciones sin costo y videos en línea de rutinas de ejercicios que puede seguir. En su biblioteca local hay DVD que puede pedir prestados y usar en casa.
  • Su centro recreativo local quizá ofrezca descuentos en clases y actividades.
  • Vea si puede pedir equipos prestados a amigos y compartir los que tiene con ellos.

Comience ahora.

Todos deben comenzar por algún lugar. Para ponerse en movimiento:

  • Establezca un objetivo alcanzable para hoy. No se presione con una apuesta a todo o nada.
  • Comience por caminar. Es fácil y se puede hacer casi en cualquier lado.
  • Corte el día. Intente incorporar pequeños momentos de actividad durante el día. Incluso las caminatas rápidas de cinco minutos suman.
No importa cuáles son sus retos, enfréntelos de a un paso por vez. Lo importante es comenzar ahora. Si nunca antes se ejercitó o tiene un problema médico crónico o una discapacidad, comience por consultar a su médico acerca de lo que más le conviene. Pero no postergue la charla.