En 2012, la American Board of Internal Medicine Foundation lanzó Choosing Wisely®. El programa tiene como objetivo ayudar a las personas a tomar mejores decisiones sobre su cuidado.

Choosing Wisely insta a médicos y pacientes a hablar sobre opciones de atención médica para que los pacientes puedan elegir la que necesitan y la que sea segura. Como parte de este programa, más de 50,000 médicos elaboraron una lista de tratamientos y procedimientos que a veces se usan en exceso.

En todas las listas, no hay una sola prueba, tratamiento o procedimiento que siempre sea "incorrecto". Las listas están diseñadas para ayudar a los médicos a brindar el cuidado adecuado en el momento justo y ayudar a las personas a convertirse en usuarios más inteligentes de la atención médica. 

Choosing Wisely puede ayudarlo a tomar decisiones inteligentes sobre muchos problemas de salud, incluido el dolor lumbar.

La mayoría de nosotros ha tenido dolor lumbar en algún momento de la vida. Según National Institutes of Health, en un período de tres meses, aproximadamente el 25 por ciento de los adultos tendrá al menos un día de dolor de espalda.

La mayoría de los casos de dolor de espalda desaparecen con poca necesidad de atención médica. Otras veces, el dolor de espalda puede limitar nuestras actividades diarias, por lo que se requiere acudir al médico. Con frecuencia se indican medicamentos para el dolor y ejercicios especiales para la espalda. Podría sorprenderle saber que probablemente no necesita una radiografía, tomografía computarizada o resonancia magnética.

Las radiografías, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas, también llamadas pruebas de diagnóstico por imágenes, permiten observar el interior del cuerpo. Si bien las pruebas de diagnóstico por imágenes brindan muchos datos, a menudo no son útiles para encontrar la causa del dolor lumbar.

Además, realizar una prueba de diagnóstico por imágenes no le quitará el dolor ni acortará el tiempo que necesita para mejorar. Y, a veces, las pruebas de diagnóstico por imágenes pueden conducir a otros procedimientos, como la cirugía, que usted no necesita.

Es fácil realizar pruebas de diagnóstico por imágenes, pero no carecen de riesgo. Las radiografías y las tomografías computarizadas usan radiación para tomar imágenes. Estar expuesto a la radiación con el tiempo puede aumentar el riesgo de cáncer, por lo que es mejor limitarlas. Asimismo, las pruebas de diagnóstico por imágenes pueden ser costosas. Los costos pueden variar desde cientos de dólares para radiografías hasta miles de dólares para una resonancia magnética. 

Hay momentos en los que hacer una prueba de diagnóstico por imágenes tiene sentido. Si tiene dolor lumbar y cualquiera de estos síntomas, hable con su médico de inmediato:

  • Fiebre de más de 102° F
  • Pérdida del control de intestino o vejiga
  • Pérdida de sensibilidad o fuerza en las piernas
  • Problemas con los reflejos
  • Antecedentes de cáncer
  • Pérdida de peso que no se puede explicar

Estos pueden ser signos de un problema grave como daño a los nervios, infección o cáncer.

Para obtener más información sobre el proyecto Choosing Wisely, visite choosingwisely.org.