Solemos hablar de qué situaciones requieren acudir a la sala de emergencias (ER) y cuáles requieren atención médica inmediata. Y hay algunas situaciones comunes del verano en las que quizá se vea en la necesidad de hacer esa elección.

Los siguientes son algunos ejemplos y consejos que describen cuándo probablemente deba llamar al 911 o acudir a su ER más cercana.

Picaduras y mordeduras

Las picaduras y mordeduras por lo general son lesiones menores. El encuentro fortuito en la playa con una medusa que pasa, o pisar una abeja en el césped pueden resultar en algo de irritación e inflamación, pero no mucho más. Quizá deba aplicarse algún tipo de pasta o ungüento para reducir el dolor o la picazón.

Pero, ¿qué pasa si las cosas se ponen un poco más graves?

  • ¿Qué pasa si no se trató de una medusa o una abeja, sino de un enjambre?
  • ¿Qué ocurre si a una persona se le hincha el rostro o la lengua debido a una reacción alérgica?
  • ¿Qué pasa si algún animal, como un mapache o un murciélago, se ponen agresivos? Pueden tener rabia o alguna bacteria peligrosa y transmitirlas al morder.

Busque atención médica o llame al 911 si observa alguno o varios de los siguientes signos en la persona a la que mordieron o picaron:

  • Dificultad para respirar
  • Hinchazón en la zona de los labios, párpados o garganta
  • Mareos, desmayos o confusión
  • Taquicardia
  • Calambres o vómitos

Plantas venenosas

Si durante las caminatas veraniegas pasa por lugares con vegetación frondosa, recuerde la frase "Leaves in three, let it be" (si las hojas vienen de a tres, no las toque), que advierte que se trata de una hiedra venenosa.

Pero muchos de nosotros tenemos algunas plantas venenosas en nuestros propios jardines. Por ejemplo, la cicuta: ¿sabía que tiene la apariencia de una versión gigante de las flores de zanahoria para el ojo inexperto?

El simple hecho de entrar en contacto con algunas plantas puede causar una reacción. Las reacciones a plantas venenosas pueden ser desde muy leves hasta graves.

Se pueden producir reacciones más graves que requieran tratamiento de emergencia cuando las personas:

  • Tienen más de un cuarto de su cuerpo expuesto
  • Comen una planta venenosa por accidente
  • Inhalan en forma accidental elementos de una planta al quemarlas

Sol

Siempre debemos usar pantalla solar cuando estamos al aire libre. Pero ¿qué ocurre si sufre una quemadura por el sol? Según Mayo Clinic, es posible que deba consultar a un médico si:

  • La quemadura es grave, abarca gran parte de su cuerpo y tiene ampollas
  • Tiene hinchazón, pus o manchas rojas que se originaron por la presencia de una ampolla (estos pueden ser signos de infección)
  • La quemadura no mejora con el cuidado en casa

Quizá deba recurrir a atención médica inmediata o preguntar a su médico si debe acudir a la sala de emergencias si también tiene:

  • Fiebre alta
  • Dolor de cabeza
  • Dolor intenso
  • Deshidratación
  • Confusión
  • Náuseas o escalofríos

Calor

El calor del verano puede ser realmente dañino. Más allá de las quemaduras graves por el sol que pueden formar ampollas y pelarse, la insolación o el golpe de calor se pueden agravar rápidamente. Y nunca deje a sus niños ni a sus mascotas en el auto en verano. Si desea más información acerca de este tema, puede leer Recordatorios de seguridad para el calor del verano.

Piruetas veraniegas que salen mal

Muchas personas disfrutan de tirarse de bomba a la piscina. El éxito se mide según cuánta agua se salpica y cuánto ruido se hace al caer en el agua. Pero a veces las cosas no salen bien. Hasta los nadadores olímpicos se golpean la cabeza en el trampolín.

Al igual que con las picaduras y mordeduras o la exposición a plantas venenosas, los golpes en la cabeza, los cortes y otras lesiones tienen diferentes grados de gravedad. Posiblemente deba llamar al 911 si observa signos de conmoción cerebral. El grado de dolor, la pérdida de color o de sangre también son indicadores para decidir si debe llamar al 911 o acudir a una sala de emergencias.

Los siguientes son algunos signos que indican que debe ir a una sala de emergencias o llamar al 911:

  • Cualquier malestar incapacitante o que suponga un riesgo para la vida
  • Pérdida de conciencia repentina o inexplicable
  • Dolor de pecho, adormecimiento en el rostro, los brazos o las piernas, dificultad en el habla
  • No respirar, falta de aire grave
  • Fiebre alta y cuello rígido, confusión mental o dificultad para respirar
  • Accesos de tos o vómito con sangre
  • Cortes o heridas que no dejan de sangrar
  • Heridas graves
  • Posibles fracturas de hueso o lesiones en la cabeza
where_to_go_for_care_chart_thumb

Seguridad en el agua

Si su familia combate el calor en la piscina, recuerde lo siguiente:

  • Nade únicamente en áreas donde está permitido
  • Mantenga a los niños pequeños al alcance de su mano en el agua y vigílelos constantemente
  • Elija a una persona que se ocupe de vigilar el agua mientras los demás nadan
  • Imponga reglas como "no bucear" o "no nadar solos"

Si es necesario aplicar maniobras de resucitación a una persona que sacan del agua, llame al 911 o vaya a la sala de emergencias de inmediato. Las personas que responden a las maniobras de resucitación igual pueden morir ahogadas. Esto se conoce como ahogamiento secundario o retardado.

Pueden aparecer síntomas como fatiga e irritabilidad horas después del incidente, que pueden parecer simplemente cansancio después de un día largo. Conozca las señales de alarma del ahogamiento secundario

Lo importante: estar atentos a síntomas que señalen dificultades en las funciones básicas

En los diferentes ejemplos de lesiones naturales vs. humanas en el verano, esté atento a problemas con las funciones orgánicas más básicas de una persona:

  • ¿Puede respirar, hablar y tragar?
  • ¿Puede sentarse, estar de pie y caminar sin ayuda?
  • ¿Puede ver, oír o sentir?

Si la respuesta a alguna de estas preguntas básicas es "no", llame al 911 y busque ayuda de emergencia.